El blanqueo a través de las criptomonedas. Informe de Europol

El informe de Europol Cryptocurrencies: tracing the evolution of criminal finances (Criptomonedas: rastreando la evolución de las finanzas criminales) destaca en uno de sus apartados la estrecha relación existente entre las criptomonedas y el blanqueo de capitales procedente de las actividades criminales de la delincuencia organizada que extractamos a continuación por resultar de interés a nuestros seguidores de este blog.  

Las criptomonedas son una innovación técnica y financiera que tiene un alto potencial para la economía global. Al mismo tiempo, también se utilizan con fines delictivos en ausencia de una regulación efectiva.  El uso delictivo de las criptomonedas ya no se limita principalmente a la comisión de delitos cibernéticos, sino que ahora se relaciona con todas aquellas actividades criminales que precisan la transmisión de activos monetarios.  En los últimos años, las criptomonedas se han utilizado cada vez más como parte de actividades delictivas y para blanquear las ganancias delictivas. Las redes criminales especializadas en el lavado de dinero han adoptado las criptomonedas y están ofreciendo sus servicios a otros delincuentes. Los delincuentes también se han vuelto más sofisticados en el uso de las criptomonedas en las transacciones ilícitas. Además de emplear las criptomonedas para ocultar los flujos de dinero como parte de esquemas de blanqueo de capitales, cada vez más complejos, los delincuentes utilizan con mayor frecuencia las criptomonedas como medio de pago o para ejecutar fraudes de inversión. Se destaca también el hecho de que el número de casos que involucran criptomonedas para el financiamiento del terrorismo sigue siendo limitado.

El blanqueo de capitales es la principal actividad delictiva asociada al uso ilícito de las criptomonedas. La creciente popularidad y adopción de las criptomonedas ha llevado a su uso cada vez mayor en esquemas de este tipo delictivo. Otras actividades delictivas que muestran un uso intensivo de criptomonedas están relacionadas con el uso de criptomonedas como método de pago de bienes y servicios ilícitos, inversiones fraudulentas en criptomonedas y ciberdelincuencia. En todos los casos, los delincuentes pretender oscurecer el origen ilícito de los fondos con las criptomonedas. Las criptomonedas también son el medio de pago elegido para productos y servicios delictivos, como drogas o material de explotación sexual infantil (CSAM, por sus siglas en inglés) comercializados en línea en particular a través de los mercados de la web oscura.

Los bitcoins siempre han sido rastreables al no resultar completamente anónimos por lo que, para hacer uso de sus ganancias, los delincuentes comenzaron a utilizar servicios de intercambio para convertirlas en monedas fiduciarias. De las investigaciones efectuadas se estima que alrededor del 23% de las transacciones efectuadas de bitcoin están asociadas con actividades delictivas[1].

Los mecanismos de prevención del blanqueo de capilales (AML Anti-Money Laundering) y de conocimiento del cliente (KYC Know-Your- Customer) no se diseñaron originalmente para el tratamiento de las criptomonedas. Sin embargo, algunas leyes más recientes están comenzando a tener en cuenta esta problemática. La regulación mejorada del entorno de las criptomonedas ahora requiere que los proveedores de servicios y las plataformas de exchange capturen más información sobre los usuarios y sus transacciones, lo que ha mejorado la respuesta de las fuerzas del orden público en la persecución del delito cometido a través de ellas.

Prácticamente todo tipo de ganancias criminales se lavan utilizando criptomonedas. Los ejemplos del uso de criptomonedas en esquemas de lavado de dinero incluyen la compra de criptomonedas por parte de redes criminales que utilizan ganancias ilícitas y el uso de criptomonedas para transferir fondos. Las redes de blanqueo de dinero a gran escala especializadas como servicio han adoptado las criptomonedas y están ofreciendo sus servicios a otros actores criminales[2]. Estas redes establecen una infraestructura dotada de numerosas cuentas bancarias, así como un conocimiento profundo de la banca y de sistemas y uso de FinTech[3]. Las redes de lavado de dinero brindan sus servicios a otras redes criminales, que pueden incluir la adquisición o comercio de criptomonedas, la legalización de activos criminales y la conversión y reintegro final de dinero en las cuentas de los delincuentes. Estas redes profesionales de lavado de dinero son una amenaza importante y permiten que operen otras redes criminales.

El uso de criptomonedas en el banqueo de dinero implica las ganancias de actividades delictivas tanto en línea como fuera de línea como aquellos delitos relacionados con el tráfico de drogas, el fraude y la ciberdelincuencia[4]. Los productos de la ciberdelincuencia se refieren principalmente a fondos provenientes de fraudes en línea, ransomware y mercados de la web oscura.  Los mercados en la web oscura anuncian proveedores de servicios de criptomonedas de lavado de dinero así como información sobre cómo los delincuentes pueden retirar criptomonedas, por ejemplo, intercambiando Bitcoin por vales de regalo o tarjetas de débito prepagadas[5]. Estas actividades van desde el lavado de ganancias que ya están en forma digital, como el pago de rescates, la configuración de infraestructuras criminales, hasta la transformación de grandes cantidades de efectivo en activos virtuales.

El intercambio rápido de criptomonedas por moneda fiduciaria en efectivo y viceversa se ve facilitado por el uso de cajeros automáticos de Bitcoin (BATM). Los usuarios pueden enviar criptomonedas a una dirección específica generado por el BATM y recibir efectivo a cambio, o insertar efectivo en el dispositivo físico a cambio de criptomonedas.

El comercio directo de criptomonedas a través de redes P2P reduce los riesgos de rastreo al omitir el proceso de identificación requerido por el intercambio, pero conlleva altos riesgos ya que las transacciones no están protegidas. Este sistema permite que los usuarios que desean comprar o vender criptomonedas se pongan en contacto directo para continuar con la transacción en los términos acordados mutuamente que puede dar lugar a que una de las partes rompa el trato al no pagar la suma acordada. Varias plataformas facilitan el comercio P2P, encontrando la mejor coincidencia entre el vendedor y el comprador, protegiendo a los usuarios y las transacciones con un servicio de depósito en garantía que limita el riesgo de fraude. Si bien las plataformas P2P generalmente se usan para transacciones más pequeñas, en los últimos años, el comercio de criptomonedas OTC ha ganado popularidad para transacciones más grandes.

El comercio OTC (Over-The-Counter) es otro método de intercambio directo entre un comprador y un vendedor fuera de un intercambio abierto, que cubre transacciones de cripto a cripto, de cripto a fiat, de fiat a cripto o de cripto a otros bienes. Las partes no necesitan aplicar el precio de mercado a sus transacciones y pueden determinar el precio bilateralmente ya que las condiciones se negocian de forma bilateral como acuerdo privado entre las dos partes y el intercambio se realiza fuera de los ojos públicos, dando como resultado una operación invisible para el mercado. Este proceso puede involucrar a un comprador y un vendedor en un entorno local (por ejemplo, un restaurante o un hotel) o plataformas y servicios establecidos. Muchos intercambios han abierto mostradores OTC para ayudar a los usuarios a realizar grandes compras o ventas de criptomonedas. Esta configuración comercial establecida debe cumplir con las regulaciones ALD y generalmente implica transferencias electrónicas a través de cuentas bancarias. También hay corredores OTC profesionales independientes que facilitan los contactos entre las partes, tomando a cambio una comisión por la transacción.

A menudo, los fondos ilícitos no fluyen directamente de una billetera de criptomonedas a otra. En cambio, pasan por un proceso de varios pasos que involucra a diferentes entidades financieras y plataformas exchange, muchas de las cuales son nuevas y aún no forman parte de los mercados de pagos financieros estandarizados y regulados. Los delincuentes continúan desarrollando y utilizando métodos de enmascaramiento para garantizar el anonimato como el empleo de servicios de intercambio sin licencia ni regulación. Algunos intercambios han sido acusados de facilitar actividades de lavado de dinero y transacciones ilícitas utilizando identidades falsas y robadas[6].

También se ha detectado el uso más frecuente de los servicios de exchanges anidados por quienes se dedican a blanquear recursos ilícitos al proporcionar servicios de cambio (trading) de criptomonedas a través de una cuenta o billetera en un exchange host existente. El exchange anidado normalmente opera en secreto y rara vez está asociado al exchange host con el que se relaciona. Los servicios anidados operan dentro de los intercambios legales y enmascaran la actividad ilícita dentro del grupo general de transacciones. Utilizan la liquidez y el acceso a pares comerciales de servicios más grandes mediante la creación de cuentas en grandes bolsas para sus negocios.

Además de los sistemas comerciales, a menudo se utilizan otros servicios y métodos para mejorar el anonimato de las criptomonedas. El uso de mezcladores de criptomonedas (o vasos) es una técnica de enmascaramiento común para los delincuentes que quieren ocultar transacciones ilícitas. Estos servicios mejoran la privacidad de las transacciones al romper los vínculos entre la dirección original y la dirección final utilizando varios monederos intermediarios, cobrando una tarifa de transacción.

Los tokens no fungibles (NFT) permiten vender y comercializar artículos individuales específicos en la cadena de bloques. Los NFT son básicamente bienes digitales de alto valor que utilizan blockchain para registrar su propiedad.   igual que Ethereum o Bitcoin. Los NFT son una reserva de valor pero, a diferencia de estas monedas, estos bienes digitales pueden tener un alto valor.

Otra técnica popular de enmascaramiento utilizado para ocultar ganancias delictivas es canalizarlas hacia plataformas de apuestas en criptomonedas.

 

[1] El grupo de investigación analizó un conjunto de datos de blockchain que contenía casi 220 millones de transacciones de Bitcoin durante el período 2009-2017. El estudio resultó en una estimación del valor de la transacción ilícita de Bitcoin en alrededor de USD 72 mil millones por año.

[2] Europol (2021), Evaluación de la amenaza de la delincuencia organizada y grave de la Unión Europea 2021 – La infiltración y el debilitamiento de la economía y la sociedad de Europa por parte del crimen organizado, disponible en https://www.europol.europa.eu/publication-events/main-reports/european-union-serious-and-organised-crime-threat-assessment-socta-2021

[3] FinTech significa tecnología financiera. Incluye cualquier tecnología que se utiliza para optimizar, interrumpir y digitalizar los servicios financieros

[4]Europol (2021), Evaluación de la amenaza de la delincuencia organizada y grave de la Unión Europea 2021 – La infiltración y el debilitamiento de la economía y la sociedad de Europa por parte del crimen organizado, disponible en https://www.europol.europa.eu/publication-events/main-reports/european-union-serious-and-organised-crime-threat-assessment-socta-2021

[5] Todayheadline.com, 2021, The rise of crypto laundries ¿Cómo los delincuentes cobran Bitcoin?, accesible en https://todayheadline.co/the-rise-of-crypto-laundries-how-criminals-cash-out-of-bitcoin/

[6] Noticias del Departamento de Justicia de EE. UU. 2017, National Russian y Bitcoin Exchange acusados de 21 cargos por operar un supuesto plan internacional de lavado de dinero y supuestamente lavar fondos de Hack Of Mt. Gox, disponible en https://www.justice.gov/usao-ndca/pr/russian-national-and-bitcoin-exchange-charged-21-count-indictment-operating-alleged